Saltar al contenido

Piel Bronceada

mayo 31, 2019

El bronceado de la piel es causado por los rayos ultravioleta del sol. Estos estimulan a las células que contienen un pigmento marrón llamado melanina.

La melanina es la encargada de proteger la piel mediante la absorción y dispersión de los rayos ultravioletas. Cuando la melanina es estimulada, sube a la superficie de la piel provocando el bronceado.

El bronceado es un daño a la piel, pero que puede proporcionar una cierta protección contra la exposición al sol en el futuro inmediato.

La exposición repetida al sol daña las fibras de elastina en la piel y acelera el proceso de envejecimiento. Las personas con pieles más oscuras tienen más protección natural a los rayos nocivos del sol.

Clasificación

Existe una clasificación de los diferentes tipos de piel en relación a su capacidad para reaccionar ante la radiación solar:

Fototipo 0: personas albinas. La piel no posee melanina y no deben exponerse al sol

Fototipo1: pelirrojos, de ojos verdes o azules, pecas y piel clara. No se broncean, presentan eritemas y descamación después de la exposición solar.

Fototipo 2: personas rubias de ojos claros y pecas, piel clara. Pueden broncearse ligeramente.

Fototipo 3: cabellos rubios a castaños, ojos color pardo, pocas pecas y piel clara. Adquieren bronceado de pigmentación suave.

Fototipo 4: personas castañas de ojos oscuros y sin pecas. Piel de tonalidad mate y de fácil pigmentación. Bronceado intenso.

Fototipo 5: cabello castaño oscuro y morocho. Ojos oscuros, no presentan pecas. La piel es oscura y de fácil pigmentación y toman un bronceado muy oscuro.

Fototipo 6: con las mismas características que el número 5, con la diferencia de que su piel es insensible y el bronceado completamente negro.

Recomendaciones y consideraciones

Teniendo en cuenta el tipo de piel que se posee, se debe considerar que la luz solar, no sólo puede causar incómodas quemaduras en el cuerpo, sino que tiene efectos a largo plazo de los que es preciso tomar conciencia, tales como: cáncer de piel, envejecimiento prematuro, reacciones alérgicas, manchas y daños a los ojos.

Se debe evitar estar al sol desde las 10 de la mañana hasta las 4 de la tarde. Se debe de utilizar siempre un factor de protección solar que esté de acuerdo con el fototipo de cada piel, aplicarlo 20 minutos antes de salir y asegurarse de que el protector solar sea resistente al agua en el caso que se vaya a nadar o transpirar. Volver a aplicar cada dos horas y también durante los días nublados.