Saltar al contenido

Estrías de la piel

mayo 31, 2019

Las estrías de la piel son zonas irregulares de la piel que parecen bandas, franjas o líneas. Las estrías aparecen cuando hay un rápido estiramiento de la piel, y se produce por el desgarramiento de una membrana situada en la dermis denominada retícula elástica cutánea, que es la responsable de la elasticidad de la piel. La estría se produce como cicatrización de las fibras de elastina en la piel.

La causa más común de la aparición de estrías es la ampliación abdominal durante el embarazo Aproximadamente el 90% de las mujeres embarazadas padecen de estrías en el posparto. Estas también se pueden encontrar en los niños que han engordado rápidamente o como consecuencia del rápido crecimiento durante la pubertad tanto en hombres como en mujeres.

Si aparecieran estrías sin que haya habido previamente un rápido estiramiento de la piel, sería muy recomendable consultar con el médico. Otras causas que pueden originar su aparición pueden ser el uso prolongado de compuestos de cortisona o el consumo de anticonceptivos orales, la diabetes y la enfermedad de Cushing.

Las estrías suelen estar localizadas en los senos, caderas, muslos, nalgas, en el abdomen y en los flancos. Inicialmente aparecen como vetas paralelas de color rojo y con el tiempo se convierten en cicatrices blanquecinas y de aspecto brillante. Las estrías son permanentes, aunque el color púrpura desaparece la mayoría de las veces con el tiempo, volviéndose menos visibles.

Consejos para evitar estrías y mejorar las que se tienen:

  • Tratamientos médicos:
    • Microdermabrasión: exfoliación profunda de origen mécanico.
    • Tratamiento con Retin-A o Retinol: la venta es bajo receta porque puede tener efectos adversos como irritación e hinchazón. El retinol no es apto para mujeres durante el embarazo.
    • Láser: se necesitan varios tratamientos para obtener resultados.
    • Peeling, consiste en una exfoliación química con Ácidos Alfa-hidroxidos. Deben tener una concentración no menor del 8%.

Dieta con abundantes fibras vegetales.
Hidratar la piel y tomar mucha agua para mantener la elasticidad de la piel.
Evitar la vida sedentaria
Uso de protectores solares.