Saltar al contenido

Celulitis o Piel de Naranja

mayo 31, 2019

La celulitis o piel de naranja consiste en la acumulación de grasa en el tejido celular subcutáneo con retención de agua.

El término científico adecuado para denominar esta condición es fibroedema geloide subcutáneo.

Por lo general, la celulitis supone un problema a nivel estético que no afecta a la salud, salvo en casos extremos que pueden aparecer en personas obesas.

La celulitis afecta al 81% de las mujeres mayores de 20 años. La razón por la que la celulitis es rara en los hombres es que éstos tienen capas de tejido más gruesas en la epidermis y en la dermis.

La celulitas es de aparición más común en muslos, nalgas y, a veces, en la parte inferior del abdomen y tríceps.

Puede distinguirse por los síntomas de engrosamiento de la piel, dolor, sensibilidad mayor, disminución de la movilidad en la zona, protuberancias alternadas con depresiones y textura de piel de naranja, originada por dilatación de los orificios foliculares.

Las causas de la celulitis pueden ser:

  • Hormonales (menstruación, embarazo, menopausia, uso de anticonceptivos)
  • Genéticas
  • Psicológicas (ansiedad, depresión y estrés pueden causar alteraciones Hormonales y metabólicas que causarían la celulitis).
  • Tóxicas (como el tabaco, el alcohol y la cafeína).
  • Mecánicas (pie plano, ropa ajustada, personas que permanecen mucho tiempo paradas).
  • Problemas de circulación
  • Sedentarismo (ya que el sistema linfático, a diferencia del circulatorio, no se produce por bombeo sino que ocurre gracias a contracciones musculares).
    Dieta hipercalórica.

Hay poca validación científica de apoyo a cualquiera de los muchos tratamientos que se anuncian en Internet o en revistas de mujeres, ya que por lo general es difícil determinar la causa, y solo tiene efectos estéticos, por lo cual provoca poco interés en estudios de medicina dermatológica.

Entre los tratamientos que han demostrado mejores resultados se encuentran: lipoplastía, lipoescultura, liposucción, drenaje linfático a través de masajes manuales, presoterapia, mesoterapia y radiaciones electromagnéticas.

Antes de acceder a algún tratamiento se debe obtener evidencia que respalde la efectividad, ya que en esencia en este momento no hay “cura” para la celulitis, y los procedimientos tendrán resultados sólo si se acompañan con un estilo de vida saludable que incluye ejercicios de tonificación, cambios en la dieta, y pérdida de peso.